Recuerdo que por aquel entonces – Agosto de 1997 – empezaba mi andadura en internet. Acostumbrado al papel, al olor de imprenta, al tacto de los fotolitos y a sacar el vinilo cortado del plotter, entraba en un mundillo totalmente distinto y al mismo tiempo ilógico, quien iba a querer una web, si nadie tenía internet en su casa !!

Recuerdo que para entrar en “aquella empresa” – que a día de hoy sigue funcionando – tuve que hacer una web de prueba. Total, que me cogí un manual de html, el composer de NetScape y voilá, mi primera web, que ni que decir tiene, que cualquier parecido con lo que se hace hoy en día – si obviamos el diseño – es mera coincidencia.

Recuerdo también al flash 2 – y su ejemplo del pizzero – y mis primeros pinitos con photoshop 3.5 orientándolo a la web, y el Microsoft Image Composer (que bueno era), y como no el FrontPage.

Entonces éramos felices. Diseñábamos solo para Explorer, – con excepción de algunas empresas que pagaban el diseño para NetScape – habían pocas reglas para las css, y los applets de java “molaban” y para todos el javascript era el hermano pequeño de java.

Sólo necesitábamos un ordenador, un photoshop y un frontpage. Teníamos la mesa con mucho espacio libre – a menos que te llevaras mal con el orden – y aunque tener que conectarte con la rdsi cada vez que querías bajarte el correo o subir una página – había que ahorrar – era un lío, aprovechabas al máximo cada segundo conectado.

11 años después, el “negocio” ha cambiado mucho. No voy a contar nada que no sepais o que no estemos pasando. Estándares, navegadores, css2 y 3, dhtml, xhtml, frameworks, svn y un largo, largo etcétera. Hemos evolucionado mucho, somos más completos y nos comunicamos más que antes con los blog, pero, realmente somos felices así ?