Hace ya unos años me encargaron una mascota para una web. La idea era que la mascota le diera una poca de vida y representara la “esencia” de la empresa y la ciudad en la que se asentaba.

La mascota se presentó y gustó. Al poco tiempo, pasó de la web a la prensa, a las vallas publicitarias y a cambiar su identidad corporativa. Para bien o para mal, guste o no, la nueva imagen de la empresa era la mascota que se había creado para la web y que evidentemente se había tarifado de otra forma. Para “defender” a esa empresa diré que hubo un intermediario por el medio.

Pensáis que es bueno registrar cada uno de los trabajos que realizamos para así evitar un uso para el que no fué creado ? Luis Teixeiro, presidente de la ADGG, me comentaba en una ocasión que si, que era necesario, que había que hacer prevalecer nuestros derechos como autores, que no podíamos permitir que nuestras obras fueran utilizadas como los demás quisieran. Estas se vendían para una función y así se debían utilizar.

Pero el hecho de registrar un logo, una mascota, un slogan, no podría echar atrás a un cliente ? compensa ? Vale la pena perder el derecho de exigir que se utilice una obra por coger un cliente ? Vale la pena perder el cliente ?