Está claro que cada vez, las webs son más interactivas y requieren de nuestra acción para “cobrar vida”. Es ahí donde entramos en la eterna polémica de “flash si/flash no“. No voy a entrar en este post en esa polémica y ni falta que me hace. Los que me conocen ya saben lo que pienso.

Los que si están a favor de flash y cada vez apuestan más fuerte por él y su tecnología, demuestran su aprovechamiento en cada una de los sites que crean. Ni que decir tiene que como padres adoptivos, no les queda más remedio, aunque como digo, con cada web, superan un poquito más el listón que ya de por si está alto.

Hablo de la web de Adobe Max 2008. En principio no es nada del otro mundo, incluso podríamos poner alguna pega – en función de la resolución, vemos más o menos web – lo curioso ocurre cuando hacemos click en el fondo (el cuál es aleatorio) e interactuamos con él.

Y hablando de la Adobe Max 2008, ya fué presentado el Flex 4 (Gumbo para los amigos) y su framework, thermo, del que ya he hablado en alguna ocasión.